Next item ¿Cada cuánto tiempo me...

Un Bronceado Saludable todo el año

            En Nova Vida puedes mantener el tono dorado que te regaló el verano, o empezar a generarlo si aún no lo has alcanzado. ¡Todo esto con un par de sesiones a la semana! La clave: nuestros equipos italianos de última generación, que en unos pocos minutos, y según las necesidades de tu tipo de piel, activan este cambio dentro de ti.

            La luz ultravioleta estimula la producción de melanina en las células de la piel. Es este compuesto el que les da color, además de ayudar a protegerla. En Nova Vida te ayudamos a aumentar la concentración de este compuesto natural en tu piel, de manera sana y progresiva. El resultado es el bronceado que siempre quisiste.

Las Ventajas de Nuestros Solárium

  • Control: la intensidad y duración de cada sesión se ajusta a tu tipo de piel.
  • Conveniencia: sin importar la época del año ni las inclemencias del tiempo, siempre podrás contar con un bronceado saludable.
  • Rapidez: un par de sesiones por semana de 6 a 8 minutos de duración bastan para darle un tono dorado a tu piel. ¿Qué esperas?

La insolación: ¿es parte del bronceado?

La respuesta es no. La insolación de la piel es la respuesta fisiológica ante el daño provocado por una exposición excesiva a la radiación. Esta defensa se generará en la medida que la piel sufra un daño, pero eso es totalmente evitable.

El bronceado saludable nunca va de la mano de una insolación. Es por esto que en Nova Vida nos preocupamos de regular la intensidad correcta para tu tipo de piel, de manera tal que se produzca un bronceado saludable de manera progresiva.

¿Por qué se desvanece el bronceado?

Las células de nuestra piel están en constante renovación. Las capas de células nuevas desplazan a las más antiguas, las que terminan por desprenderse. Así, con el paso del tiempo, las células con altas concentraciones de melanina mueren y son reemplazadas por otras con menores concentraciones.

Por lo anterior, es necesario mantener el bronceado de manera periódica y progresiva. Esto permite tanto alcanzar las capas de células nuevas, como aumentar su concentración de melanina de manera progresiva, sin generar un daño excesivo. El resultado es un bronceado saludable que permanece todo el año.